Siguiendo el blog anterior, referido al tipo de pensiones de la Seguridad Social, hoy queremos comentaros las alternativas que podéis contratar para complementar dichas pensiones.

¿Tienes tu jubilación asegurada? Si no tienes clara la respuesta a esta pregunta, este artículo te interesa. En el último post te hablamos sobre los tipos de pensiones de la Seguridad Social. Sin embargo, en muchas situaciones estas pensiones resultan insuficientes para afrontar el futuro con seguridad.

En estos casos, contratar un plan de pensiones o un plan de jubilación puede ser la solución ideal. Vamos a ver qué alternativas tienes a tu disposición para complementar tu pensión.

 

¿Qué es un plan de pensiones?

Un plan de pensiones es un producto financiero destinado al ahorro a largo plazo con el objetivo de complementar el dinero de la jubilación.

Los ahorradores (partícipes) que contratan este producto aportan capital de forma periódica en un fondo de pensiones. Los gestores de este fondo (por ejemplo, la entidad bancaria) invierten ese capital en activos que proporcionen rentabilidad. Así, el capital aportado por el ahorrador se va incrementando con el paso del tiempo hasta que pueda disponer de él tras la jubilación.

Lo cierto es que 3 de cada 4 españoles están preocupados por el futuro de su jubilación de acuerdo al estudio “Tendencias clave de los españoles ante la jubilación”. La evolución deficiente del sistema de pensiones español invita a estas personas a pensar que el importe que cobren como parte de la pensión pública será insuficiente para mantener su nivel de vida con seguridad tras la jubilación. Incluso hay quien considera que ni siquiera existirá esta pensión pública cuando alcancen la edad dorada.

Por este motivo, cada vez más personas optan por recurrir a este tipo de herramientas para asegurar su tranquilidad tras la jubilación. Tal y como señala el informe del Observatorio Inverco, alrededor del 16 % de los españoles mantiene un porcentaje de sus ahorros para la jubilación en Planes de Pensiones Individuales. No obstante, los planes de pensiones no son el único producto a tu alcance para complementar tu pensión pública.

 

Plan de jubilación, ¿qué es y en qué se diferencia del plan de pensiones?

 

Un plan de jubilación es un seguro que comparte un objetivo similar al plan de pensiones, es decir, ahorrar dinero a largo plazo para complementar la jubilación.

Una clara diferencia entre ambos productos es que el plan de pensiones lo ofrece la entidad financiera y está vinculado a una inversión. Por contra, el plan de jubilación se contrata con una aseguradora y actúa como alternativa a los instrumentos financieros. De esta manera, el tomador de la póliza abona una prima periódica a la aseguradora y, a cambio, se asegura el cobro de una cantidad económica cuando llegue su jubilación.

Con el primero de ellos, el ahorrador está expuesto a los riesgos de la inversión, aunque la rentabilidad puede ser mayor que la que se obtenga con un plan de jubilación.

Asimismo, los planes de jubilación no desgravan en la Renta. En cambio, las aportaciones del plan de pensiones sí permiten a los partícipes descontar el capital invertido de la base imponible del IRPF. Hasta ahora el límite establecido estaba fijado en hasta 8.000 euros anuales o el 30% de ganancias netas durante el mismo periodo. Pero según plantea la nueva normativa este importe máximo se reduce hasta los 2.000 euros anuales a partir de 2021.

Otra de las diferencias es que el titular del plan de jubilación puede recuperar su dinero cuando desee siempre y cuando cumpla ciertos requisitos (y, probablemente asumiendo una penalización que afectará a la rentabilidad), mientras que el ahorrador solo podrá obtener la liquidez del plan de pensiones cuando se jubile o en supuestos excepcionales (como incapacidad permanente total o situación de dependencia, entre otros).

A este respecto, es importante señalar que a partir del 1 de enero de 2025 también se podrán rescatar las aportaciones del plan de pensiones que alcancen los 10 años de antigüedad. Así, por ejemplo, las aportaciones realizadas en 2019 podrán ser líquidas en 2029.

 

Y, ¿el Plan de Previsión Asegurado (PPA)?

 

El Plan de Previsión Asegurado (PPA) es un tipo de plan de jubilación y, en consecuencia, es un tipo de póliza de seguro. Por sus características se asemeja a un plan de pensiones en cuanto a ventajas fiscales, aunque con un PPA la inversión sí está asegurada, ya que ofrece rendimientos. Por tanto, siempre se recupera, al menos, el capital invertido. Eso sí, los rendimientos de los PPA suelen ser inferiores a los de los que brindan los planes de pensiones.

 

¿Cómo rescatar el plan de pensiones y cómo tributa?

 

El plan de pensiones está pensado para ser rescatado después de la jubilación, aunque también es posible hacerlo antes de tiempo ante una serie de circunstancias especiales.  Llegado el momento puedes recuperar tu plan de pensiones de varias formas diferentes:

  • En forma de capital: se cobra todo el importe de golpe.
  • En forma de renta: mensualidad, semestral, anual…
  • En forma mixta: combinando ambas opciones, rescatando una parte en capital y otra de forma periódica en forma de renta.

A nivel fiscal, el reembolso de los planes de pensiones así como sus derechos consolidados, esto es su rentabilidad, se consideran rentas de trabajo al igual que un salario o la pensión pública y, por ende, deben figurar a la hora de hacer la Declaración de la Renta para que Hacienda cobre el correspondiente IRPF.

Rescatar las aportaciones en forma de capital implica que los ingresos a declarar en la Renta serán mayores. En caso de ser en forma de renta el tipo impositivo se reduce dado que el IRPF es un impuesto progresivo diseñado para que abonen más quienes más ingresos obtienen.

Como ves, no tienes por qué conformarte con tu pensión pública. Existen opciones a tu disposición para complementar ese ingreso y vivir tu retiro con la tranquilidad que mereces. Si quieres que te asesoremos al respecto, contacta con Capellas y te ayudamos.

Call Now Button
Catalan Catalan English English Spanish Spanish